5 de mayo de 2011

MUVA Museo Virtual de las Artes

Pensando en las nuevas tecnologías y su aplicación al ámbito de los museos, he recordado una tipología de museo que aúna muchas de las características que se requieren en esta nueva realidad en la que nos vemos inmersos.

El MUVA, es un museo físico y un museo virtual, el llamado MUVA II es la zona virtual, 100% virtual, no existe equivalente real, creado a raíz de un proyecto arquitectónico de Ricardo Supparo, y recreado de manera virtual para disfrute del visitante por parte de Rafael Gallareto. La finalidad de dicho museo virtual es la de dar a conocer el arte en Latino-américa, y más concretamente la creación artística en Uruguay. 
Su nacimiento se debe a la falta de fondos y las dificultades que conlleva la creación de un museo de nueva planta, así como lo complicado de aunar las colecciones de arte, en su mayoría de ámbito privado. Por lo que se llegó a la conclusión de la realización de un museo virtual donde poder exponer de manera adecuada, las creaciones artísticas más relevantes del arte uruguayo además de dar cabida a exposiciones de artistas emergentes. Sin limitaciones de espacio, de fondos, e incluso de obras. 

Ni que decir tiene, las facilidades que tiene este sistema, aunque también tiene algunas desventajas. Las ventajas, son la libertad de movimientos, la posibilidad de tener un museo para nosotros, sin colas, gratuito, y sobre todo, accesible desde nuestra casa. Las desventajas son también bastante obvias, pues nunca será lo mismo la contemplación de una obra de arte en vivo y en directo, que una reproducción digital. 

Está concebido como una ventana, una ventana al arte uruguayo, partiendo de la base de la imposibilidad actual de cubrir las expectativas de visualización del visitante, su importancia radica en la difusión. Difusión del arte latino-americano. Sin más pretensión que esa.

Tiene algunas deficiencias en cuanto a movilidad, quizás demasiado lento en cuanto al tránsito por las salas y en la rotación de 360º para conseguir panorámicas del edificio. Por lo demás la recreación es perfecta, se ha reproducido fielmente el ambiente, con una iluminación cuidada, y la frialdad propia de los nuevos museos contemporáneos, incluso perceptible a través de la pantalla del ordenador.

En cuanto al museo como tal, encontraremos todo lo necesario para una visita, reproduciendo la realidad, con bastante fidelidad. Así el recorrido comienza en la explanada exterior del museo, desde donde podemos apreciar una panorámica de la entrada y del proyecto arquitectónico. De ahí podemos pasar a la entrada del museo, donde nos espera un mostrador de información y además es el punto de partida de la visita. Se trata de un espacio centralizado a través del cual vamos a ir teniendo acceso a las diferentes salas y colecciones artísticas. El hall actúa como elemento centralizador del museo y punto de referencia de la visita, gracias a la escalera y el ascensor que permiten el tránsito entre las diferentes plantas y salas. 

El museo se estructura en varias plantas, en las que podemos interactuar, subir y bajar, volver sobre nuestros pasos o ir directamente donde nos interesa. El recorrido se puede hacer de manera lineal, o salteado, teniendo siempre la posibilidad de volver al principio cuando creamos conveniente. Podemos ampliar las reproducciones en busca de detalles, pero no se pueden descargar imágenes, (cuidado con los derechos de autor) pues los derechos están bajo la propiedad de ELPAIS Digital. 

Además tenemos acceso a una librería donde podemos ojear catálogos, y bibliografía relacionada, además de poder comprar vía Internet aquello que nos interese. Si hacemos "clic" en cualquier obra, aparecerá un completo menú donde podemos interactuar con la imagen, incluso elegir el color de fondo que a nuestro parecer se adecua más a la obra, conocer la biografía del autor, además de algunos recursos multimedia como video-entrevistas. Podemos comparar dicha obra con otra que nosotros elijamos dentro del museo. Se nos da la oportunidad de crear nuestra propia colección añadiendo las obras a nuestros favoritos, para apreciarlas de manera individualizada, y sin la necesidad de recorrer el museo.

En definitiva, se trata de un museo muy interesante, por lo novedoso del concepto, pero también por la calidad de las colecciones que alberga, donde podemos ver una selección de obras que nos ayudan a hacernos una idea en cuanto a creación contemporánea en Uruguay.

Sin más os dejo que lo disfrutéis a los que no lo conozcáis todavía, este es enlace a la página: http://muva.elpais.com.uy/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada